"Better done than perfect"

Hace un par de meses asistí al evento de presentación del calendario de Cenas Adivina. (No sabes qué es esto de Cenas Adivina? Entra en su web, lee el resumen de alguna de sus veladas, mira el calendario y apúntate a una de sus cenas. Es una experiencia que hay que vivir.)

El caso es que estaba allí, hablando con Beatriz Millán, a la que acababa de conocer personalmente, y salió el tema del perfeccionismo, del miedo a no hacer bien (“perfectas?”) las cosas. Y en medio de esa conversación ella soltó una expresión: “Better done than perfect” que me impactó como si de repente se encendiesen algunas luces...

Better done than perfect

Me fui a casa sin dejar de pensar en la frase y durante días, semanas, ahí seguía. Sí, me considero una persona perfeccionista. Durante mucho tiempo he pensado que era una virtud, y me jactaba de ser muy perfeccionista “me gusta hacer bien las cosas”, “no paro hasta que consigo el objetivo que busco”...eran frases de mi discurso.
  

"Cuando la búsqueda de la perfección te limita, deja de ser una fortaleza y se convierte en una debilidad"


Los años me han enseñado que estaba equivocada. Que cuando la búsqueda de la perfección te limita, deja de ser una fortaleza y empieza a convertirse en una debilidad. Que está muy bien intentar conseguir resultados de calidad. Que la satisfacción que da lograrlo es tremenda. Pero cuando te das cuenta de que no empiezas un proyecto porque crees que no tienes todos los cabos atados. Cuando sientes miedo de las opiniones de los demás, porque no has alcanzado el nivel de exigencia que tú te habías impuesto…  Es entonces cuando te das cuenta de que ese perfeccionismo está siendo más un problema que una virtud…

"¿Sabías que se aprende más de los errores que de los aciertos?"

Y es cierto. A veces es mejor hacer algo, aunque no salga “perfecto” y aprender de la experiencia. Si no lo intentas, nunca sabrás cómo podría haber salido. Si por miedo a que no salga del todo bien no lo haces, perderás la oportunidad de avanzar.
Como decía en el post “Un simple paso” de este blog, la clave está en dar el primer paso y no perdernos en la inmensidad del gran reto. Y si no es el paso “perfecto”, no pasa nada. Porque avanzando y equivocándonos también aprendemos. De hecho, sabías que se aprende más de los errores que de los aciertos?. Es así, piénsalo. No lo has experimentado?  Los aprendizajes de verdad llegan de los errores cometidos.

No sé si a ti te seguirá resonando esta frase. Yo seguiré dándole vueltas... Si quieres más ideas para seguir reflexionando, no dejes de ver el vídeo que Nuria Pérez ha publicado hace poco en Sparks and Rockets, en el que reflexiona sobre este tema del perfeccionismo.

Te deseo una muy buena semana y espero que te haya gustado la reflexión. Un abrazo y a ser felices!!


Comentarios

  1. Hola Regina, te sigo hace tiempo por Ig, y ahora por aquí, me parece muy interesante...Yo también era del grupo de las perfeccionistas, recibía muchas alabanzas y me gustaba aunque es verdad que no era perfeccionista para recibirlas, sino porque inconscientemente yo era así. Las alabanzas estaban bien, pero los "fracasos" por llamarlos de alguna manera me hundían, y yo sola me sometía a mucha presión. Por no alargarme en los motivos, te diré que un buen día decidí volver a reeducarme, necesita bajarme del perfeccionismo y sentirme normal, aceptando el no llegar y los pequeños "fracasos", por llamarlo de alguna manera, sin fustigarme. Lo he logrado, aunque no ha sido fácil porque entre otras cosas me he dado cuenta de que había una influencia materna que también he tenido que trabajar. En fin, que nunca he sido perfecta y por suerte nunca lo seré, lo que si soy ahora es mucho más feliz, y así trato de transmitírselo a mis hijos, funciona....lo sé. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena Rosana! Hay tanta gente que se cree eso de "soy así" y cree que no puede aprender, que no puede cambiar...Tú has dado el paso y seguro que sabrás transmitírselo a tus hijos. Creo que no debemos dejar de aprender, porque nos ayuda a ser más felices cada día.
      Muchísimas gracias por seguirme y por comentar!!

      Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Con una sonrisa por la vida

Permítete fallar