Entradas

Mostrando entradas de 2018

Qué es lo peor que puede pasar?

La vida está llena de obstáculos, de dificultades que surgen en el camino. 
A veces nos bloqueamos. No sabemos cómo reaccionar ante una situación de la que parece que no hay salida. No somos capaces de pensar con claridad. No hacemos nada, porque no podemos visualizar las posibles alternativas. Todo nos asusta. El miedo nos bloquea.
A veces la tristeza nos inunda. Negamos lo que ha ocurrido.  Cerramos los ojos y deseamos con todas nuestras fuerzas que sea sólo un sueño. No podemos creernos que eso haya pasado y nos quedamos anclados en el pesar que nos genera.

La ira también puede hacer acto de presencia. "¿Por qué?!", "Es injusto!". Nos decimos de todo. Decimos, pero no hacemos. Exageramos, ya que estamos, para que cobre más fuerza nuestra posición...


Cuando nos parece que todo es horroroso, toca preguntarse "qué es lo peor que puede pasar?". Sí, lo peor. Y viéndonos en esa situación, intentemos ver cómo podremos salir de eso. A veces lo peor, es una buena a…

La ignorancia es muy atrevida

Imagen
Desde la semana pasada estoy con esta frase en la punta de la lengua, usándola a cada momento. Y es que parece que nos hemos puesto de acuerdo todos (y me incluyo yo), en hablar y hablar sin asegurarnos de que tenemos la información necesaria. 
Básicamente lo que quiere decir es que cuando no sabemos de algo, lejos de callarnos y escuchar, nos atrevemos a proponer, comentar, juzgar..., diciendo cosas que no nos atreveríamos a decir si tuviésemos más información o más conocimiento. Pues eso, lo que viene siendo "ser atrevido".

En mi opinión, la clave está en ser conscientes de en qué momentos estamos hablando desde la ignorancia.

Si somos sinceros, todos hemos hablado desde la ignorancia en algún momento (demasiado a menudo, diría yo...), sin tener datos suficientes, sin conocer el contexto, basándonos en suposiciones... y quizá el que tenemos delante tenga mucha más información que nosotros. 
Ponte en la situación contraria. Has estado analizando un tema. Tienes los pros y los c…

Todo. Nada. Siempre. Nunca.

Imagen
Utilizar estos términos tan absolutos nos puede generar problemas. Lo que seguro no hace es que consigamos cambiar algo.

Solemos usarlos cuando estamos enfadados o tristes. "Todo me sale mal". "Mi jefe nunca reconoce si hago un buen trabajo". "Siempre elijes tú los planes".  "No haces nada por mí".
Suenan a queja, a pataleta, a exageración... y dan poca credibilidad a lo que decimos. Sobre todo cuando estamos en una discusión o tratando de describir una situación.
¿Cuántas veces te observas usando estos términos? ¿Los escuchas a menudo en tu entorno?
Te invito a que seas más consciente de si los usas y en la medida de lo posible, cuando te escuches diciéndolo, te hagas alguna de estas preguntas:
- ¿"Todo"? ¿Seguro que "todo"? Vale, quizá sea mucho... Intenta objetivar y decir "cuánto". (En el "Todo me sale mal"... igual algo te sale bien, no? Por poca cosa que sea...).

- ¿"Nada"? Seguro, que nada, nada…

Perfectamente imperfectos

Imagen
La perfección no existe. Algunos nos empeñamos en buscarla durante mucho tiempo, pero en algún momento nos dimos cuenta de que no tenía ningún sentido. Otros siguen persiguiéndola porque no se han convencido aún de que no existe. Los más afortunados, sabían desde el principio que es una quimera. No hay que buscarla. No merece la pena perder el tiempo.

Buscamos la perfección cuando no nos conformamos con que haya algún pequeño error en lo que hacemos. Buscamos la perfección cuando aún viendo un vestido que nos gusta para una boda, vamos a otra tienda a ver si hay otro que nos guste más. La buscamos cuando alguien hace un comentario negativo a algo que a nosotros nos parecía que estaba bien y nos hace sentirnos mal. También cuando no nos vale un nueve en la nota del examen, porque queremos un diez. 
Muchas veces, sin ser conscientes de ello, la estamos buscando. Y no existe... Darse cuenta de ello es toda una liberación. 
Hoy he comprado ropa para una boda que tengo en un mes. Fui a un com…

Una vida plena

Imagen
Como comentaba hace unas semanas en la entrada "¿Estás en paz contigo mismo?", ha llegado a mis manos un libro titulado “Martes con mi viejo profesor”. Y como decía en esa entrada, ya intuía que el libro iba a inspirarme para escribir más de una vez...

Esta entrada la empecé hace tiempo, pero otras se le han adelantado. En cualquier caso, el contenido aplica en cualquier momento.
La reflexión que me ha inspirado el libro gira en torno a una frase que he oído decir a alguna persona que ronda los 70 años, y que suena tal que así: "cómo me gustaría volver a tener 20 años".
He oído esta frase en pocas ocasiones, es cierto, pero sí lo suficientemente cerca como para que al leer algo parecido en el libro, me hiciese reflexionar. Yo ahora mismo no pienso así, no pienso "ojalá volviese unos años atrás", ni conozco gente de mi edad que lo diga. Pero quién sabe. Quizá las haya. Ya sabes, eso de "cualquier tiempo pasado fue mejor..."
La cuestión es que en el l…

Es tiempo de re-conectar

Imagen
El verano es tiempo de descanso, de cambio de actividad, de ver a los amigos, a la familia... En España el clima es mejor (menos gris digamos, porque el calor de estos últimos días no se puede decir que sea mejor) y, en general, las emociones que se respiran son la alegría, la felicidad,... Parece que todos estamos de mejor humor, ¿no crees?.
Si tienes vacaciones puedes dedicar tiempo a esas cosas que no consigues hacer durante el curso. Algunas de ellas quizá se te han olvidado, porque ya las habías dado por imposibles: Caminar todos los días un rato, hacer algo de deporte, quedar con unos amigos, ir a la playa, conocer sitios nuevos, practicar ese hobby para el que nunca encuentras tiempo, leer un libro...

Aprovechando ese tirón, hoy quiero traerte algunas ideas para completar esta lista.

Hace un par de meses, en la entrada Entrena tu mente explicaba que, del mismo modo que entrenamos nuestro cuerpo para que esté en forma,  es recomendable entrenar también nuestra mente, nuestra manera…

Mi alma tiene prisa

Imagen
Hoy quiero compartiros un poema que me hizo llegar una amiga hace unos días. El autor es Mário de Andrade, (São Paulo 1893 - 1945), poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño. 
Rondando los 40 años, me he sentido muy identificada. O quizás, más que identificada, he sentido que eso es lo que quiero... Aprovechar el tiempo, vivir la vida, con gente que merece la pena, haciendo aquello que me llena, dejando de lado lo que no me aporta. Hoy sobran mis palabras, porque este poema lo dice todo. Espero que os guste.
MI ALMA TIENE PRISA
“Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora… Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente. Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada. Ya no tengo tiempo…

Uf! qué pereza!

Imagen
Esta entrada va dedicada a Carlota y a Carmen, que durante la comida que hemos tenido hoy me han inspirado para escribirlo. Gracias chicas por la conversación!! 
Y es que en medio de la comida, hablando de todo un poco, salió un "Uf! qué pereza!" y empezamos a debatir si realmente era pereza lo que había ahí, o se escondía algo más. Y empezamos a plantearnos situaciones en las que usamos esa expresión...


Y claro! como pasa siempre que uno se pone a pensar un poco en profundidad, pues se descubren cosas... 
Lo primero que he hecho es buscar en el diccionario de la RAE el término pereza. Las 2 primeras acepciones son:

1. f.Negligencia, tedioodescuidoenlas cosasaqueestamosobligados. 2. f.Flojedad, descuidootardanzaenlas

Que el "tengo que" no mate al "quiero"

Imagen
¿Cuántas veces te escuchas decir frases que empiezan con la expresión "tengo que..."?
“tengo que terminar el informe esta noche” “tengo que quedar con mi amigo” “tengo que hacer la comida”
Llevo un tiempo fijándome en el uso que yo doy a esas palabras, y en el uso que hacen en mi entorno. Y he llegado a la conclusión de que demasiadas veces utilizamos el “tengo que” de una manera equivocada, que acaba generándonos malestar. Todo, por no pararnos a pensar qué hay detrás de ellas…
No digo que tengamos que eliminar esa expresión de nuestro lenguaje. La verdad es que sonaría raro decir “quiero ir a por mis hijos al colegio…”. Solo propongo que le demos una vuelta a cómo la usamos, a qué sentimos cuando la usamos, y que pensemos si queremos hacer algo con ello.
¿Qué está pasando en nuestra mente cuando decimos “tengo que”?

Puede darse la situación de que nos guste hacer una tarea, pero elijamos posicionarnos en el rol de víctima. Es como si nos avergonzase siquiera plantearnos que es…

10 Frases de Nelson Mandela para pensar

Imagen
Hoy me he levantado con la noticia de que se cumplen 100 años del nacimiento de Nelson Mandela. Así que me ha parecido el momento perfecto para recordar algunas de sus frases, de esas que te hacen pensar.
Si no conoces su historia, te invito a que te acerques a ella. Hay muchas películas y libros que pueden ayudarte a hacerte una idea del tipo de persona que fue, de cómo se comprometía con su causa, de cómo trataba a las personas... 



Así que aquí te dejo algunas de las frases que a mí más me gustan. Espero que a ti también. Ahí van:
1.- "Sé la mejor versión de ti mismo"
2.- "El perdón libera el alma, elimina el miedo. Por eso es una herramienta tan poderosa". 
3.- "Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es el que no siente miedo, sino el que vence ese temor".
4.- "Todo parece imposible hasta que se hace"
5.- "Los valientes que deseen lograr la paz, no temerán perdonar".
6.- "Después d…

Con una sonrisa por la vida

Imagen
Antes de nada, quería pedir disculpas por el parón que ha tenido el blog estas semanas. Como la mayoría sabéis, soy madre de 2 hijos y aunque me encanta escribir aquí, mi trabajo real, por el que me pagan y me piden resultados, es otro. Eso hace que el tiempo sea muy limitado...
Si a eso le sumamos la preparación de un viaje y el viaje en sí mismo, sin acceso a internet..., y la vuelta al trabajo... pues eso, que he tenido que dejar el blog aparcado unos días.
Pero no, no está cerrado. Aquí sigo. Y sigo con una sonrisa. Porque estos 2 días que llevo desde el regreso de vacaciones me he dado cuenta de que sigue sin borrarse de mi cara la sonrisa que me he traído de mi viaje. Ha sido un crucero por los Fiordos Noruegos. 



El que lo haya hecho ya sabe de lo que le hablo. El que no lo haya hecho, de verdad, si te gusta viajar, tienes que hacerlo. Si te gusta la naturaleza, tienes que hacerlo. Si disfrutas con la tranquilidad, tienes que hacerlo. Yo he disfrutado muchísimo. Hemos ido los 4, sí…