"Lo que es, es"


Así, sin más… “Pues menuda obviedad ha dicho esta chica”, habrán pensado muchos al leer el título de este artículo. Y puede parecer una obviedad, pero no… nada más lejos de la realidad.
Me he encontrado con esta frase en el libro “Cuentos para pensar” de Jorge Bucay, que compré allá por 2006 (tenía la costumbre de escribir en la primera página del libro mi nombre y el año en que lo compraba) y que de vez en cuando vuelvo a coger de la estantería para ver al azar algunas páginas. La semana pasada decidí volver a leerlo, esta vez desde el principio. 
En la introducción habla de 3 verdades y una de ellas es esta: “lo que es, es”. (Por supuesto deja abierta la posibilidad de que sea una verdad cuestionable, pero a mí me parece que debemos tomarla como verdad y a partir de esta idea reflexionar…).



<<Cada uno vemos la realidad desde nuestra perspectiva, con nuestras gafas>>

“Lo que es, es”. Si fuese tan obvio para todos, no habría apenas discusiones entre parejas, entre amigos, entre políticos!! Porque cada uno vemos la realidad desde nuestra perspectiva, con nuestras gafas, con el filtro de nuestras experiencias y de nuestros anhelos… Sí, de nuestros anhelos también, porque ellos nos hacen ver cosas que realmente no están pasando. Esa mujer a la que su marido le ha pedido el divorcio y en un momento determinado él la llama para preguntarle por un tema de logística de los niños y suelta un “qué tal estás tú?” y ella ve en esas palabras una intención de dejar atrás la separación y volver juntos…
Sí, nuestros anhelos también nos hacen ver cosas que no son. Vemos “lo que no es”.

Y es que queramos o no, inconscientemente muchas veces, los pensamientos que tenemos son algo así como “lo que a mí me parece que es, es”, o “lo que me gustaría que fuese, es”, “lo que me dijeron que es, es” o “lo que fue en el pasado, hoy también es”… Y con esa manera de ver las cosas, con esas gafas que usamos para percibir la realidad, es así como surgen todos los problemas. Porque cada uno llevamos nuestras gafas, vemos desde nuestra posición, y eso… nos hace ver a cada uno las cosas de manera diferente… creyendo que es la buena. Creyendo que “es lo que es”.

¿Conoces la parábola de los seis sabios ciegos y el elefante?. Me parece un recurso muy bueno para reflexionar sobre este tema. Puedes buscar en Internet la parábola y encontrarás vídeos, textos… Yo te cuento aquí una versión más o menos reducida:

En la antigüedad había 6 sabios ciegos que se pasaban las horas compitiendo sobre cuál de ellos era el más sabio. Exponían sus conocimientos y entre todos decidían cuál era en cada caso el más convincente. Como no se ponían de acuerdo sobre la forma exacta de un elefante y ninguno había visto nunca un ejemplar, decidieron ir en busca de uno. Cuando lo encontraron, cada uno de ellos echó las manos hacia adelante para tocarlo y fueron diciendo sus conclusiones: “este elefante es como una larga serpiente” dijo uno que agarró la trompa.  “¡Sin duda la forma de este animal es como la de una lanza!” dijo el que tocaba uno de los colmillos del animal. “Ninguno de vosotros ha acertado en su forma. El elefante es más bien como un gran abanico plano”, indicó el que tocaba su oreja… Y así hasta completar los 6 sabios.
Volviendo de nuevo al hogar, no consiguieron ponerse de acuerdo, ya que todos habían experimentado el tocar al elefante y creían que los demás estaban equivocados”.

<<Cuando leemos algo, cuando nos cuentan algo, incluso cuando vemos algo… no estamos recibiendo toda la información de “lo que es”.>>

Cuando leemos algo, cuando nos cuentan algo, incluso cuando vemos algo… no estamos recibiendo toda la información de “lo que es”. Hay muchísimos aspectos (partes del elefante) que se están quedando fuera de nuestro alcance. Y no solo eso! Nosotros mismos incorporamos (por experiencias, por creencias, por deseos!!) aspectos, características, que tergiversan esa realidad que estamos percibiendo…


Me parece bueno que dediquemos de vez en cuando unos minutos a pensar en esto. Cuando discutimos con nuestra pareja, cuando no entendemos por qué un amigo hace algo, cuando tenemos una visión muy clara de algo que está pasando… Entonces pensemos cuánto estamos poniendo de nuestra parte en lo que estamos viendo, cuánto estamos dejando de ver… o cuánto puede estar viendo el otro que nosotros no vemos. Así, intentando aceptar que no siempre tenemos la foto completa de una realidad “que es”, quizá podamos evitarnos algunos dolores de cabeza. ¿No crees?

Comentarios

  1. Regina!! Estoy leyendo de pe a pa tu blog y.. me encanta!! En concreto este post. Hay gente que piensa que si pierde su razón lo pierde todo. Que gran error!! Con lo genial que es aceptar que hay opiniones para todo y gente diferente. Que yo no esté de acuerdo con algo no quiere decir que el otro no tenga razón y eso, habría que grabárselo a fuego.
    Enhorabuena por tu blog. Te seguiremos muy de cerca.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar! Es cierto... no acabamos de entender que casi todo son opiniones. Que todas (casi siempre) son igual de válidas. Y que la clave del entendimiento pasa por aceptar eso y, partiendo de ahí, intentar acercar posiciones.
      Espero que los siguientes blogs te sigan gustando!
      Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Con una sonrisa por la vida

Permítete fallar