Lo mejor y lo peor

Ya no recordaba en qué película lo había visto, así que hoy lo busqué. Es "The Story of us" ("Historia de lo nuestro"), con Bruce Willis y Michelle Pfeiffer. 

Recuerdo muy poco de la trama... pero sí una escena en que la familia de los protagonistas está cenando y cada uno de ellos dice qué ha sido lo mejor y qué ha sido lo peor del día. Ya ves, eso me quedó marcado... Acabo de ver que se estrenó en el año 1999... Casi no ha llovido desde entonces!

La cuestión es que desde hace un tiempo, cada noche, antes de dormir yo le planteo esta cuestión a mi hijo. "¿Qué ha sido lo mejor de tu día?" y "¿Qué ha sido lo peor de tu día?" Te diré que me ha sorprendido positivamente lo que se puede descubrir con este pequeño juego. Hay cosas a las que él le da importancia que a mí han podido pasarme desapercibidas. Tanto en lo positivo, como en lo negativo. 
Haberme olvidado de llevarle al cole el álbum de cromos puede haber sido algo muy grave para él, y que baile con él haciendo el tonto puede se lo mejor.

Una amiga me contó que en su casa lo hacen y llaman a ese juego "la rosa y la espina". Me parece un bonito nombre...

¿Y esto qué tiene que ver con el crecimiento personal, que es de lo que va este blog? te preguntarás...

Pues aquí va mi reflexión: Si cada uno de nosotros nos hacemos esa pregunta antes de irnos a dormir, y reflexionamos sobre eso que más nos ha gustado o lo que más nos ha disgustado del día, nos conoceremos un poco mejor y sabremos gestionarlo de otra manera.

Prueba a hacerlo durante unos días. Y ya si quieres ser más "pro", escríbelo en un cuaderno que dejes en la mesita de noche. 

¿Sabes esos días en los que te vas a dormir pensando que el día ha sido un horror, que mejor que no hubiese pasado?. Pues te aseguro que hay un cambio cuando haces el ejercicio de buscar algo positivo. Porque si no te pasas de exigente, lo encuentras,a veces hay que hacer un pequeño  esfuerzo, pero aparece y, entonces, te vas a la cama con una sensación positiva. Una conversación con un amigo. Un abrazo de tu hijo. Un tema que salió bien en el trabajo. El postre de la comida... Busca a lo largo del día y encuentra ese momento y quédate con la sensación.

Piensa después en lo peor que te ha pasado. Elige solo una cosa. Y reflexiona sobre ello... Seguro que es tan grave? No le estás dando más importancia de la que se merece? Habrá días, seguro, en que pienses que sí, que eso malo que te ha pasado es grave, que es algo muy malo... pero la gran mayoría de las veces, a la gran mayoría de los mortales, esas cosas tan horrorosas que nos pasan no son ni de lejos tan graves.

Me decía una amiga este fin de semana cuando yo me quejaba de algunas cosas: "piensa que siempre puede ir a peor"... y eso me hacía gracia y pensaba, "efectivamente no tengo derecho a quejarme".

No podemos permitir que cualquier cosa nos parezca lo peor y que  nos amargue el día. Y cuando nos vayamos a la cama, podamos relativizar lo negativo y quedarnos con la sensación de lo positivo. De esos pequeños momentos, creo yo, está hecha la felicidad.

Esta es mi reflexión de hoy. No pretende ser una verdad absoluta. Ya sabes (y si no, te lo cuento) aquí yo dejo mis reflexiones. Pensamientos que me ayudan a conocerme más, a sentirme mejor, a acercarme a eso que llaman felicidad... Y me gusta compartirlos por si a alguien más le pueden ayudar.

Espero que a ti te haya servido este post para pensar un poco en cómo abordar cada día, o al menos, que te haga pensar un poco en ello. En cualquier caso, gracias por haber leído hasta aquí. Que tengas buena semana y recuerda: Sé feliz!  

Comentarios

  1. Que bueno es siempre hacer resumen del día y que verdad es que a veces nos quejamos de vicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y por comentar!! Un abrazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Con una sonrisa por la vida

Permítete fallar