¿Estás en paz contigo mismo?


He empezado a leer el libro “Martes con mi viejo profesor”, un libro que recomendaba Alicia, de Orden y Limpieza en casa, en su blog hace no mucho. No tenía ni idea de cuál era la temática, pero me fié de su criterio.

Así que hace 2 días que lo empecé. Y ya me he encontrado algunas frases de esas que te remueven por dentro…

No he leído ni la tercera parte del libro, así que es posible que cuando lo termine le dedique un post más amplio. Hoy solo quería traerte aquí unas preguntas que aparecen muy al principio, y que a mí me han hecho pensar…

A mucha gente estas preguntas no le inspirarán. Y no pasa nada. A algunos les traerá recuerdos de aquellas cosas que en el pasado se plantearon y que han olvidado. Mi sugerencia es que las leas y dediques 5 segundos a cada una. A pensar si quieres hacer algo con eso...

Aquí te las dejo:
¿Has encontrado a alguien con quien compartir tu corazón?
Yo no pensaría sólo en esto en términos de pareja. Puede ser un familiar, puede ser un amigo o varios. Gente con la que sintonices, que sepas que te conoce de verdad. A quien puedes llamar a las 5 de la mañana si te sientes perdido. Alguien que te entienda, que te quiera. ¿Lo tienes identificado? ¿Qué haces para encontrarlo, y para no perderlo?

¿Estás aportando algo a tu comunidad?
Te propongo que pienses aquí en tu concepto de comunidad… Yo interpreto esta pregunta en el sentido de: ¿hago algo por lo demás de manera altruista?. Si no lo hago, ¿me gustaría hacerlo?  ¿Qué podría aportar a los demás?

¿Estás en paz contigo mismo?
Considero que es la más importante de las 4 preguntas. Pregúntate: en mi día a día, ¿hago algo que no está alineado con mis valores? (Párate unos segundos y contéstate).
¿Hay algo de lo que no me siento orgulloso? (De tu relación con compañeros de trabajo, de tu actitud con tus amigos, de tu rol en tu familia…)
¿Soy consciente estar haciendo daño a alguien con mis actuaciones?
¿Si me dijesen que me quedan pocos meses de vida, qué cambios haría?
En términos generales, ¿Me siento orgulloso de mí mismo?

En el libro he encontrado una frase que creo ayuda en esta reflexión: “La cultura que tenemos no hace que las personas se sientan contentas de sí mismas. Y uno ha de tener la fuerza suficiente para decir que si la cultura no funciona, no hay que tragársela”.

¿Estás procurando ser tan humano como te sea posible?
¿Cómo interpretas tú esta pregunta? Yo la he interpretado de este modo: ¿Están mis comportamientos alineados con una mentalidad no materialista? ¿Intento empatizar con la gente? ¿Me emociona ver a otras personas mostrar sus emociones? ¿Me preocupan más las personas que las cosas?



No quiero alargarme más, porque hoy este post lo completas tú con tus respuestas. Espero haber despertado en ti la curiosidad de conocerte un poco más, y que esto te permita acercarte a eso que llaman felicidad.

Recuerda que si quieres que te incluya en la lista de distribución de whatsapp para recibir el enlace directo a los posts cada vez que publique uno nuevo, debes enviarme un mail a cambiandodegafas@gmail.com con tu nombre y número de teléfono.
  
Buenas semana!! Gracias por estar ahí!

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Permítete fallar

"Lo que es, es"